Photo Solidaire

Los ataques terroristas de Bruselas: entre rabia y resiliencia

El martes 22 de marzo, el terrorismo ciego del estado islamico (ISIS) mandó sus ondas de choque a Bruselas y más allá. Los ataques terroristas con bombas, en el aeropuerto de Bruselas y el la estación de metro de Maelbeek, cerca de las instituciones Europeas, han causado la muerte de al menos 31 personas. Hay además 250 personas lesionadas, algunas de ellas de manera muy seria. Trabajadores del aeropuerto, los del transporte público,los viajeros, gente de todos los horizontes, personas y familias de diferentes nacionalidades, con diferentes convicciones e origines han sido victimas de este atentado.

“Sus vidas han sido robadas por bárbaros fanáticos”, declaró Peter Mertens, presidente del PTB en una primera reacción.“No hay excusa ninguna por estos actos cobardes de terror, dirigidos a destruir nuestra sociedad del 'vivir juntos'. No existe excusa alguna. No nos destruiran. Porque la solidaridad y la resiliencia se lo impiden. Los terroristas de ISIS (Daesh) quieren imponernos su visión del mundo: odio del otro,un mundo cada vez más dividido, más militarización y nuevas guerras. Pero no nos destruirán. No con terror. No con odio.Es lo que retuve del testimonio de Alphonse Youla, un trabajador negro que ha ayudado a 6 o 7 personas a escapar de esa pesadilla en el aeropuerto. Es también lo que leo entre los miles de mensajes con el hastag #QuieroAyudar: gente ofreciendo conducir a personas fuera de Bruselas, ofreciendo alojamiento para la noche, donando sangre, taxistas y hoteles brindando servicios gratuitamente. Nuestro pais resiste. Continuemos, ayudemos ahi donde podamos. Es lo que hicieron las centenas de personas que se reunieron, espontáneamente, la noche misma de los ataques, en la plaza de la Bourse en el centro de Bruselas donde Hussein, musico iraki, cantaba a la esperanza”.

Dirk De Block, presidente del PTB de Bruselas y Youssef Handichi, miembro del PTB, diputado del parlamento de Bruselas y antiguo chofer de bus y sindicalista, han inmediatamente tuiteado: "no dejaremos estos cobardes destruir lo que hemos construido juntos", expresando asi un sentimiento muy difundido entre la población de Bruselas. En Bruselas y en numerosas otras ciudades de Bélgica, muchas vigilias de solidaridad, marchas y asambleas son organizadas, en las cuales el PTB toma parte activa.

Pero hoy, es también necesario de hacer numerosas preguntas, y numerosas respuestas tendrán que ser dadas. Desde los atentados de París en noviembre del año pasado, los habitantes des Bruselas tuvieron que hacer frente a militares altamente armados en las calles. Llegaron ahora a la conclusión que estos no ayudaron a evitar los ataques terroristas. Las autoridades políticas han estigmatizado comunidades enteras como siendo focos de terrorismo que debían ser completamente limpiadas, poniendo de tal forma en peligro los derechos democráticos de los ciudadanos, en vez de utilizar medidas específicas y dirigidas hacia los terroristas y sus redes. Otras preguntas surgen aun con más fuerza desde los ataques de Bruselas. Como luchar contra el racismo y la exclusión, la discriminación y la desigualdad, y al mismo tiempo estimular y reforzar la unidad y la resistencia popular en contra de las medidas de austeridad del gobierno? Como promover una paz justa y duradera en Medio-Oriente, y en particular en Siria, por el diálogo y las negociaciones con todos los actores locales y regionales, en vez de continuar la opción militar con más bombas y destrucción? Como luchar eficazmente contra Daesh y su ideología ultra-reaccionaria, sin atacar sus fuentes y apoyos financieros y logísticos que pasan por Arabia saudita, otros estados del Golfo y por Turquía - todos aliados de la OTAN? Porque a mediano plazo, es solamente luchando contra las causas profundas que seremos capaces de luchar eficazmente contra el terrorismo y la guerra, el odio y la división, el racismo y la exclusión.